12.1.10

El hábito eclesiástico es un signo de consagración para uno mismo, nos recuerda lo que somos, recuerda al mundo la existencia de Dios, hace bien a los creyentes que se alegran de ver ministros sagrados en la calle, supone una mortificación en tiempo caluroso

El sacerdote al mirarse en el espejo o en una foto, y verse revestido de un hábito eclesiástico piensa: tú eres de Dios.

Bajo la sotana, el sacerdote viste como el común de los hombres. Pero revestido con su traje talar, su naturaleza humana queda cubierta por la consagración.

El que viste su hábito eclesiástico es como si dijera: el lote de mi heredad es el Señor.

El color negro recuerda a todos que el que lo lleva ha muerto al mundo. Todas las vanidades del siglo han muerto para ese ser humano que ya sólo ha de vivir de Dios. El color blanco del alzacuellos simboliza la pureza del alma. Conociendo el simbolismo de estos dos colores es una cosa muy bella que todas las vestiduras del sacerdote, incluso las de debajo de la sotana, sean de esos dos colores: blanca camisa y alzacuellos, negro jersey, pantalones, calcetines y zapatos.

El hábito eclesiástico también es signo de pobreza que nos evita pensar en las modas del mundo. Es como si dijéramos al mundo: Jesucristo es el mismo ayer, hoy y siempre.

La vestimenta propia del sacerdote es la sotana. Pero el clériman también es un signo adecuado de consagración, manifestando esa separación entre lo profano y lo sagrado. Aunque el hábito eclesiástico propio del presbítero sea por excelencia la túnica talar, el clériman es un hábitus ecclesiasticus y todo lo que aquí se dice a favor de la sotana, se puede aplicar al clériman. En caso de que estas hojas las lea un religioso, evidentemente, lo dicho aquí de la sotana valdrá para su propio hábito religioso.

17 comentarios:

  1. Hola, José Antonio,

    Me han encantado leer estos post.. me hacen opensar.. a mas pureza en la dedicación a Dios, mas pureza en el corazón. Los llamados y buenos seguidores que dejan atrás el mundo, por Dios, recíben de Dios un gran amor que les acompaña siempre.

    Todos somos llamados a hacer la voluntad de Dios, todos, pero el oficio directo del sacerdote, del religioso, del de alguna manera consagrado es fenomenal! porque Dios mismo bendíce de una forma especial, es su amado pastor aquí en la tierra, es el instructor del camino de la salvación a tantos y tantas.

    Por eso mi profundo y gran respeto por vuestra vocación, que la reconozco en todo lo que vale.

    He comprobado, en este tiempo desde mi conversión cristiana, cuanto usa a Dios, como a los ángeles en la tierra, a las personas que le ayúdan al mejor, a Dios en sus fines, y como de forma mas especial a los consagrados, a todos nos ama Dios, pero al buen Pastor, le recúbre de bendiciones.

    No son ideas vacías, textos fríos, votos rígidos, es aceptación de seguir a Dios, dejando atrás un mundo de posibilidades y acogiendo virtudes espirituales. Bien entendido, es un corazón pleno y de ofrenda a Dios, como aquel crsito en la cruz, por amor a los hombres.

    Yo, soy laico, algunas veces alguna persona, mala, o dudosa, me ha dicho ¡que bien viven los curas, las monjas, los religiosos.. yo les he respondido; es una vida, vista desde el mundo, muy aústera, por eso solo se puede realizar de forma vocacional, por un llamado de Dios, si no es así, para una persona del mundo, sería muy sufrido, precisamente porque hay muchas negaciones terrenales, pero se obtienen muchos bienes espirituales, y esto, es lo mas importante.

    Yo, siendo consciente de la Verdad de Dios, hago lo que puedo por mi Santa Madre Iglesia, desde mi puesto de laico. Los sacerdotes usan el 100% del día a estos menesteres, por eso el gran amor de Dios hacia ellos, y mi mas profunda admiración y respeto.

    Dios os bendiga, queridos sacerdotes consagrados, y religiosos consagrados, sois representantes de Dios.

    Dios vivo entre nosotros, comenzando por nuestros corazones.

    ResponderEliminar
  2. Me ha resultado muy interesante la simbología de los hábitos, pues la desconocía por completo. Lo cierto, es que aunque un religioso intente vestir de paisano, se le nota a la legua que es del gremio. No pasa con todos, pero sí con la mayoría. Tenéis ese no sé qué.

    Padre, no sólo me resulta Vd. un interesante investigador, sino también un pedagogo extraordinario. Transmitir bien los conceptos, supone todo un arte. Con Vd. no dejo de aprender de manera amena. Un saludo muy cordial, extensible también a SERGIO.

    ResponderEliminar
  3. Un sólo inconveniente, padre: los hábitos podrían asustar a la gente menuda, es mejor el clergyman. Por otra parte, no creo que Cristo llevase sotana tridentina.

    ResponderEliminar
  4. Muy interesante, pero mucho más necesario. Supongo que es la reacción que sigue a la relajación de las últimas décadas. Para mí, que no soy sacerdote, es una obviedad que el sacerdote es una persona consagrada y que eso ha de ser visible (prefiero la sotana) Lo que no comprendo es que haya tantos sacerdotes que no lo entiendan o se comporten como si no lo entendiesen. El clerigman es una especie de medias tintas, es algo como confesarse a disgusto con el sacerdocio, es como insinuar que, si no se viste a la manera totalmente laica es porque no se puede, no porque no se quiera. Infinitamente más conforme la sotana con el sacerdocio. Elegante y digna. La última la ví este verano en Burgos, en el paseo junto al río, y observé cómo la gente observaba. No había duda de que era un ministro de Dios. No había más remedio, por tanto, que pensar en Él.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. La sotana me parece poca cosa, además ahora son muy escasas de tela. Voto por un traje talar con más metros de capa, 2 cm más de cuello almidonado y cingulo de cuero. Todo en jacquard u otomán. No hay que olvidar la capa y la teja de fieltro, o el bonete con pompón.

    ResponderEliminar
  6. Me encantan los sacerdotes con sotana, me da paz, seguridad y me parecen ángeles.

    ResponderEliminar
  7. http://www.clerus.org/clerus/dati/2009-07/29-13/Patron_es.html

    ResponderEliminar
  8. Pater: ¡Qué gusto leer algo así! Soy hermano marista, laico consagrado de votos simples o hermano religioso en términos de SS. JP II. Mi Instituto de Vida Consagrada por constituciones tiene un hábito: sotana negra, cuello romano o rabat, cordón y para los profesos perpetuos un crucifijo al pecho. Con tristeza veo esa fuerte tendencia secularizante del "hábito aleja de las personas" y es falso de toda falsedad, acerca y mucho, incluso a la gente menuda con la que he trabajado. En fin... sólo digo una cosa... cuando he tenido que jugar futbol con los niños en el patio de recreo de la escuela la sotana ayuda a esconder el balón.

    ResponderEliminar
  9. Excelente blog felicidades, completamente de acuerdo. SOTANA=HOMILIA SILENCIOSA

    ResponderEliminar
  10. me encanta esat publicación adelante!!!!!

    ResponderEliminar
  11. Felicidades por el blog.

    Estoy interesado en conocer la historia de la teja y del bonete, así como la cronología de su uso en la vestimenta sacerdotal.

    Si alguien está interesado en contactar conmigo, puede hacerlo a través de esta cuenta de correo:

    srviriato@hotmail.com

    ResponderEliminar
  12. SI PADRE LA SOTANA INMEDIATAMENTE NOS DICE : ESTE HOMBRE ES DE DIOS. NOS INVITA A PENSAR EN JESÚS !!

    ResponderEliminar
  13. ¡Sorpresa! LLegué aquí buscando información sobre alzacuellos y me encuentro con que los curas se atreven con todo, ¡ánimo!

    ResponderEliminar
  14. Gracias Padre Fortea por hacer este blog, por recordar la gran importancia que tiene el ir vestido de Sacerdote.
    Dios le bendiga!

    ResponderEliminar
  15. El clergyman no atrae realmente a los fieles como lo hace la sotana:
    http://www.tradicionyaccion.org.pe/tya/spip.php?article202

    ResponderEliminar
  16. Oi un comentario de un sacerdote que dice que la sotana o el clergiman van tiene relacion con el abuso de menores pues segun esta sotana o el clergiman promueve el clericalismo y asi la sotanas es instrumento para que este ejerza el poder sobre otras personas. Dice que estas solo se deben usar el los espacios necesarios como la misa, tal como si fuera un uniforme de trabajo para cuando le toque oficiar. Solo me cabe decir que el abuso de menores es muy preocupante , pero me parece ridiculo decir que esto va relacionado con el problema, podria ser lo contrario pues al no usarla se pone "mas a la moda", aunque en estos van varios factores mas. Es un corriente secularizante en la iglesia.

    ResponderEliminar
  17. Totalmente de acuerdo con esto que ha publicado Pater.
    Quien se avergüenza de Dios el Padre se avergonzara de el.

    ResponderEliminar